¿Qué sabemos del Zika?

Seguro que a estas alturas ya te resulta familiar el término Zika. Pero, ¿conocemos realmente dónde surgió esta infección viral? ¿Hasta qué punto podemos estar tranquilos? Si quieres despejar ésta y otras dudas, sigue leyendo.


Hasta hace poco se trataba de una enfermedad desconocida; sin embargo, dada su rápida propagación y fácil transmisión a través de mosquitos, la infección por Zika se ha convertido en una preocupación a nivel internacional, particularmente en América Latina. Por este motivo, recientemente la OMS la ha declarado como “una emergencia de salud pública de importancia internacional”.
El Zika es un virus emergente que se identificó por primera vez en 1947 en Uganda, durante un estudio llevado a cabo en macacos en el que se pretendía monitorizar otro virus, la fiebre amarilla. En 1952, se identificó en el ser humano y posteriormente se registraron brotes de enfermedad por Zika en África, Sudamérica y Asia. La rápida expansión geográfica está relacionada con el mecanismo de transmisión a través de mosquitos del género Aedes, conocido por ser también el vector del virus Dengue y del Chikungunya. Una vez producida la picadura del mosquito, el tiempo de incubación oscila entre 3 y 12 días, tras los cuales se inician síntomas que son muy parecidos a los de otras infecciones virales y consisten en fiebre, malestar, erupciones cutáneas, conjuntivitis, mialgias y cefaleas. La infección por Zika dura entre 2 y 7 días, y a pesar de la alarma social que se ha generado, suele ser relativamente leve y no necesita un tratamiento específico sino más bien reposo, beber líquidos suficientes y tomar analgésicos. De hecho, la mayoría de las personas se recuperan por completo y la tasa de hospitalización es baja.
Respecto a la controversia sobre la infección por Zika en embarazadas y el aumento de bebés que nacen con microcefalia (cráneo pequeño) en Brasil, serán necesarias futuras investigaciones puesto que aún no se ha podido determinar una verdadera relación causal.
Todavía no se dispone de una vacuna por lo que las medidas de prevención dependen de la reducción del número de mosquitos a través del control de sus fuentes (eliminación de sus lugares de cría) y de la disminución del contacto entre mosquitos y personas. En consecuencia, el Gobierno brasileño ha aprobado un presupuesto excepcional de 300 millones de dólares para reducir la densidad de mosquitos. Así mismo, en España se va a aprobar un protocolo de respuesta al virus dirigido a los profesionales sanitarios para que cuenten con la información necesaria para detectar los casos lo antes posible y prevenir la transmisión.
Mientras tanto, y hasta que se cuente con un tratamiento efectivo, si estáis pensando hacer un viaje a una zona donde se sepa que el virus está presente, os recomendamos unas sencillas medidas para protegerse de las picaduras:
– Utilizar repelentes de insectos regularmente.
– Ponerse ropa de colores claros y que cubra al máximo el cuerpo.
– Utilizar barreras físicas (puertas, ventanas con mosquiteras…).
– Cubrir recipientes que puedan contener agua (macetas, cubos…).

Si a pesar de todo, se sospecha que alguien ha podido desarrollar la infección, es importante tener unas nociones básicas para poder diferenciar la infección por Zika de otras potencialmente más graves. Por ello para terminar os dejamos un esquema de diagnóstico diferencial con el Dengue y el Chikungunya.

DD Zika
Esperamos que os haya gustado. Más y mejor la próxima semana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s